Los sellantes, elemento básico en la construcción

sellantes

Los sellantes suponen un elemento de estabilización clave en la construcción.

Se trata de sustancias, principalmente inorgánicas y en estado pastoso, que refuerzan los puntos débiles y las conexiones entre los diferentes elementos situados en la construcción moldeando y adecuándose a cada contexto y asegurando, de esta forma, la firmeza y contacto entre las juntas horizontales y verticales que conforman la estructura de la obra.

Las juntas en la construcción provoca frecuentes puntos débiles en la estructura. Los sellantes se aplican cubriendo esos puntos, ya sea por inyección o por extensión manual, reafirmando la estabilidad y manteniendo el relleno ante orificios y grietas producidas.

Existe gran variedad de composiciones y combinaciones pero podemos destacar el Poliuterano como uno de los elementos más comunes empleados en su aplicación; éstos se sitúan como componente único o, a su vez, conformado por otros componentes internos, dependiendo del contexto y tipo de función a desarrollar.

selladobg1

Su principal aliciente reside en su aplicación sin mezclado, más directa y precisa, con mayor facilidad de uso manteniendo una estabilidad duradera y eficaz con un curado final más completo.

Los sellantes de poliuterano ofrecen una excelente resistencia al desgaste y desgarro ofreciendo una vida útil cercana a los 30 años. Son una alternativa ideal para el sellado de expansión entre juntas, revestimiento de baldosas, conductos de ventilación o uniones entre materiales comunes.

Los sellantes poliacrílicos  se enfocan más al sellado de puertas, ventanas y otros elementos compuestos por madera u hormigón debido a su gran capacidad de adhesividad ante éste tipo de sustratos y su fuerte resistencia frente a la radiación externa.

La silicona es, también,  un material frecuente en la composición de sellados. De gran durabilidad y tonos claros  su uso se hace más habitual en sellados de ventanas, juntas metálicas, material de vidrio o elementos sanitarios.

Se pueden disponer en un sólo componente; ofrecido en estado pastoso para manejarlo con pistolas de inyección o bien en dos componentes; para aplicaciones que requieran un mayor espesor, ofreciendo una mayor eficacia ante elementos constructivos como tejas, ladrillos u hormigón recubriendo los poros de la superficie sin cerramiento total manteniendo, así, el acceso al oxígeno.

selladobg2

Otra variedad en el campo de los sellantes la conforman las masillas de Polisulfuro, específicas para deformaciones de mayor tamaño y grosor.

Su sellado tiene una especial aplicación ante juntas de unión con movimiento ofreciendo gran capacidad de resistencia al fuego, expandiéndose en su reacción al mismo y formando un cuerpo de espuma que limita los gases calientes y el acceso a las llamas.

Finalmente, destacar el sellante de doble composición en Poliuterano y alquitrán, una combinación que incrementa su resistencia y dureza ante materiales aceitosos, una aplicación ideal ante áreas proclives a derramamientos combustibles o químicos.

En conclusión; más que una medida de estabilización, los sellados amplían su funcionalidad a la protección y limpieza, incrementando el periodo útil en cada uno de los elementos constructivos y solventando la erosión sobre los mismos, toda una apuesta por el cuidado de la estructura.

Si estas interesado en este tipo de productos o tienes cualquier duda o consulta, contacta con nosotros, estaremos encantados de ayudarte

'