La importancia de un buen aislamiento térmico en su hogar

Cuando hablamos de aislamiento térmico hablamos de ahorro y mejores condiciones, su instalación en fachadas o dobles muros protege el edificio de pérdidas energéticas fomentando su consumo y eficiencia y protegiendo al hogar de cambios bruscos de temperatura.

aislamiento-termico

La  instalación de un buen aislante térmico en edificios puede suponer hasta un ahorro del 42% de energía, es decir, menos costes y menos cifras de pago en la factura.

Los nuevos sistemas de aislamiento térmico ofrecen una nueva capacidad de resistencia térmica logrando equilibrar las diferencias en las fluctuaciones térmicas a las que se ve sometido el hogar, consiguiendo temperaturas más cálidas en invierno y más frescas en verano.

De igual forma, otro de los alicientes importantes que podemos obtener del aislamiento son sus propiedades anti-condensación, bloqueando la humedad externa pero permitiendo el acceso al vapor de agua.

La principal aportación del aislamiento a la construcción es el valor añadido de una “edificación sostenible”, logrando impedir que la energía se pierda o desaproveche manteniéndola dentro de la envolvente y logrando crear una sensación de bienestar y confort dentro del hogar. Mediante el aislamiento térmico reducimos posibles efectos nocivos a la salud como las malas condensaciones superficiales que pueden desembocar en la aparición de moho y derivados que a la larga provocan graves patologías …

El proceso de instalación por insuflado es el más efectivo y sencillo; comienza con un breve diagnóstico inicial mediante un examen endoscópico que asegure la viabilidad de la cavidad del muro para aplicar el producto aislante, posteriormente se lleva a cabo una planificación de perforaciones en la superficie de la fachada garantizando la perfecta distribución y el correcto insuflado del producto. En un tercer paso se procede a insertar la manguera conectada a la máquina de inyección de donde se comienza a inyectar el aislante , rellenando por completo  y conectando todas las cavidades. Finalmente, cada uno de los orificios son tapados con cemento manteniendo la fachada intacta y con similar estética a la apariencia antes del proceso.

Se trata de un proceso limpio, rápido y efectivo, sin necesidad de derrumbes ni obras mayores donde los beneficios tanto tanto saludables como de ahorro y eficiencia suponen un aliciente importante.

Si estas interesado en este tipo de aislamiento, te invitamos a que visites nuestra oferta en aislamientos térmicos

Si tienes cualquier duda o consulta, contacta con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.

'