El aislamiento, factor clave de ahorro y eficiencia

aislamiento.blog1

Aislamiento térmico es sinónimo de eficiencia y aprovechamiento energético, un eficaz objetivo para hacer del hogar un elemento sustentable que evite posibles pérdidas y escapes de energía.

El aislamiento térmico ofrece una garantía de alicientes que aseguran el confort en la vivienda, consiguiendo optimizar un equilibrio medio de temperatura en cada una de las estancias.

Las principales zonas que afectan en mayor porcentaje al acceso térmico del edificio son los techos y los suelos, teniendo, también, las paredes gran influencia.

Una planificación de instalación enfocada a éstas zonas asegurará una eficaz permanencia de la temperatura media en el espacio, indistintamente del periodo estacional en el que estemos. Todo un aliciente de confort para obtener cálidas temperaturas en invierno y un fresco ambiente en verano.

Específicamente para las paredes se hace indispensable llevar a cabo un análisis del contexto físico donde nos encontremos; tendencia a humedades, acceso de corrientes, física de la estructura … información de la que podemos obtener el tipo de material más adecuado para aplicar; de entre los más efectivos: el hormigón, los ladrillos huecos ó la lona plástica.

aislamiento.blog2

Respecto a los techos, materiales como las pinturas reflectantes, la lana de vidrio o la fibra mineral otorgan una barrera aislante realmente efectiva ante escapes energéticos y desvíos de corrientes.

Actualmente, dentro de la actividad y rendimiento energético las acciones de climatización y adecuación térmica  suponen del 35% – 50% del consumo energético total de la sociedad. El mayor porcentaje de energía consumida, con cifras cercanas al 85%, proviene de fuentes no renovables manteniendo la tendencia en aumento.

Por supuesto, el factor ahorro es decisivo. Una buena calidad en materiales y una correcta instalación pueden descender la factura energética hasta en un 50% evitando tener que pagar por ésas continuas pérdidas a las que, diariamente, se somete nuestra vivienda.

Pero más que ahorro y confort, el aislamiento térmico supone una rápida y clara amortización; el coste de una aplicación e instalación se amortiza en un periodo de tiempo medio de entre 3 y 5 años debido a su alta capacidad de aprovechamiento energético y a la mayor eficiencia en su uso. Una vez instalado el proceso ya no es necesario ningún tipo de mantenimiento durante la vida útil del edificio, una perspectiva de retorno de inversión realmente atractiva teniendo en cuenta que los beneficios obtenidos de su instalación son perceptibles desde el primer minuto.

Muchas son las ventajas de aislar y más los beneficios, apostar por el aislamiento es apostar por un ahorro continuo, un mejor uso de la energía y un mayor confort térmico en la vivienda.

Si estas interesado en este tipo de soluciones, visita nuestra oferta en aislamiento térmico

Si tienes cualquier duda o consulta, contacta con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.

 

 

 

 

 

 

 

 

'