Aislamiento ignífugo: Nada como prevenir

 

ignifugoEl aislamiento ignífugo es aquel que controla y protege contra el fuego,  su objetivo es evitar su expansión y propagación dentro de una estructura.

Éste tipo de aislamiento está formado por material que  evita la propagación en paredes y tabiques de la acción combustible del fuego, evitando su derrumbe y posibles consecuencias de lesiones para los habitantes de la vivienda.

Su disposición se suele situar cerca de elementos como la chimenea o el horno, principales causantes de la mayoría de incendios y siempre distinguiendo el tipo de revestimiento, existiendo un tipo de variedad más enfocada a la prevención de suelos y otras a suelos y revestimientos centrales.

Su obtención se consigue gracias a sus revestimientos, es decir, aquéllos tratamientos aplicados a las diferentes zonas de la construcción para optimizar su actuación contra el fuego. Deben ser materiales combustibles pero no inflamables, aislantes o intumescentes ( Propiedad por la que con ciertas sustancias aumentan su volumen expandiendo elevadas temperaturas).

El aislamiento ignífugo puede ser aplicado como pinturas o barnices tanto sobre madera como en estructuras metálicas. Las pinturas intumescentes se transforman en esponja al mantener contacto con algo dispuesto a elevadas temperaturas absorbiendo y postergando la propagación del fuego.

Ofrece una aplicación sencilla, tanto en el interior como en el exterior de paredes o suelos siempre llevando a cabo un detallado análisis sobre el contexto de la estructura: lugar, dimensiones, problemas de humedad …

Si estas interesado en productos de aislamiento ignífugo o tienes cualquier duda o consulta, contacta con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.

 

 

'